Equipamiento: Esquíes

Esquíes

Esquíes

Talla

Medida esquíes

En el ejemplo del gráfico el esquiador pesa 75 Kg y mide 1,75 m

Los esquíes más aconsejables serían del siguiente tamaño:
- 1,85 a 1,90 m para nivel de ocio.
- 1,95 m para nivel de perfeccionamiento.
- 2 m para nivel alto.

Nivel esquiador

Tipos de construcción

Protección Campo
Refuerzo Canto
Núcleo Suela

- Sandwich
Combina distribución y flexibilidad, que da como resultado comodidad.

Sandwich

- Caja de torsión
Rigidez de torsión, que da como resultado agarre.

Caja de torsión

- Casco auto-portador
Transmisión rápida sobre los cantos, que da como resultado vivacidad y agarre.

Casco auto-portador

El esquí parabólico (carving)

Los esquíes parabólicos, frente a los tradicionales, son de forma más estrecha en el patín y más ancha en la cola y espátula.

Comparación Tradicionales Parabólicos
Tradicionales Tradicionales Parabólicos
Parabólicos

Su línea afinada en forma de parábola permite realizar giros más cortos apoyándose en los cantos (carving), limitando los inevitables derrapes al final del giro.
Un esquí parabólico tiene un radio de curva inferior a 35 m.Radio de curva
La mayor inclinación del esquiador requiere incorporar una alza especial bajo las fijaciones para aumentar la distancia de la suela de la bota a la nieve. El uso de estos esquíes no cambia de forma radical la técnica del esquí, pero sí pone las cosas más fáciles: se deben apoyar los dos pies en una trazada más ancha, y recoger la rodilla de arriba para entrar en la curva. La espátula ancha facilita la entrada en la misma y el patín estrecho hace que la curva sea más fluida.
Para una buena elección del tamaño de los esquíes parabólicos, deben escogerse un poco más cortos que los tradicionales:

- Principiante
Tamaño de los esquíes igual al del esquiador.

Medida esquíes

- Experimentado
Tamaño de los esquíes 10 cm superior al del esquiador.

Niveles de práctica

- Para esquiadores principiantes o de nivel medio:
Se deben elegir esquíes con poca curvatura (entre 25 y 30 m de radio) o con forma pintail o de Y, que ofrecen gran estabilidad y confort, para facilitar la entrada en la curva y permitir derrapar al final de la misma para controlar la velocidad. Su línea de cotas es ancha en la espátula (para beneficiarse de las ventajas del carving) y estrecha en la cola (para liberar el talón). Permite abordar las curvas con estabilidad y conducción, dejando terminar el giro con un ligero  derrapaje, dando libertad a la trayectoria.
- Para esquiadores de nivel medio:
Los esquíes easy carving ayudan al aprendizaje gracias a su línea de cota light. Los performance carving son la gama más extensa y que cuenta con más adeptos. Disponen de margen de error, pero sin renunciar a su carácter deportivo. Hay distintos modelos, diseñados especialmente para el descenso a mayor o menor velocidad, conducir giros de radio amplio, medio o corto y esquiar en cualquier tipo de pista y nieve. Su calidad depende del material de construcción utilizado  (más o menos laminado, de madera o sintético, etc.).
- Para esquiadores expertos:
Cuando se buscan nuevas sensaciones se deben elegir esquíes con mayor curvatura (entre 18 y 25 m de radio), que permiten coger la trayectoria cortada a lo largo del giro, así como coger impulso al remontar la pendiente. Los esquíes Low Fat Ski o Todoterreno son los más versátiles. Los Fat Ski poseen cotas muy exageradas, resultando perfectos para descensos de vértigo (heli-ski). El carving radical o extremo es el esquí en el que mejor se demuestra la fuerza centrífuga. Se recomienda para quienes buscan sensaciones fuertes y curvas vertiginosas. Su radio de giro oscila normalmente entre los 10 y 15 metros. Se aconseja tenerlo como segundo esquí. El carving polivalente es el esquí más utilizado dentro de esta gama alta, a lo cual ha contribuido sin lugar a dudas su enorme resistencia. Puede ser apto casi para cualquier tipo de pista o de nieve. Su gran dinamismo permite hacer con él lo que se desee, desde encadenar giros cortos hasta conducir curvas a gran velocidad, gracias a que ofrece la mejor estabilidad y seguridad bajo cualquier circunstancia.
- Para esquiadores muy experimentados:
Los esquíes deben tener mucha curvatura (menos de 15 m de radio) para poder inclinarse al máximo en las curvas.
- Competidores (Gigante y Súper-gigante)
Utilizan esquíes parabólicos por las mismas razones que los esquiadores de ocio: facilidad, agarre en las curvas y prestaciones. En competición es imprescindible poder contar con la mayor precisión. En Gigante se busca siempre la línea de máxima pendiente y la conducción del esquí a la máxima velocidad posible, sobre el apoyo de los cantos. Para Slalom la última novedad, con cotas muy tolerantes (ya que el Slalom requiere cambios de canto muy rápidos y concisos). Es un esquí de angulaciones extremas y con un agarre total de cantos en nieves duras y heladas, si bien el máximo rendimiento se obtiene en nieves blandas.

La especificidad reside en la curvatura

Partes del esquí
Cola Patín Espátula

Garantiza un buen impulso al final de la curva.

Un esquí estrecho ofrece precisión y cambio de canto muy rápido, mientras que un esquí ancho mayor tolerancia y estabilidad.

Para adaptarse mejor al relieve y amortiguar los impactos.


Elección de material

A la hora de adquirir unos esquíes deben tenerse en cuenta sus características: ligereza. resistencia. potencia. agarre de cantos y estabilidad. Los esquíes anchos se comportan mejor sobre nieve virgen, siendo mejores los estrechos sobre nieve pisada. Deben tenerse en cuenta también las características del esquiador, en cuanto a nivel técnico, peso y comportamiento sobre las pistas, según su inclinación deportiva o turística y de simple diversión.


Mantenimiento

Rellenado

Los pequeños agujeros en la suela de los esquíes o snowboard son reparables (inmoviliza la tabla con una mordaza para esquí o surf como paso previo a esta operación).
1. Corta con un cúter el contorno del agujero y limpia cuidadosamente su interior.
2. Enciende una vela de cera especial (las hay de varios colores) o utiliza una pistola de rellenado de al menos 150 W para cubrir completamente el agujero.
3. Deja enfriar. Elimina el sobrante con un rascador metálico, repitiendo la operación dos o tres veces hasta conseguir una superficie perfectamente uniforme.

Afilado

En caso de uso frecuente o por causa de pistas en malas condiciones (hielo, piedras, etc), los cantos de las tablas se deterioran rápidamente, debiendo retocar periódicamente los cantos para mantener un nivel óptimo de afilado. Ten en cuenta que tu seguridad al descender por nieve dura y hielo depende del afilado.
1. Utiliza un afilacantos con lima de acero y carbono, pero teniendo en cuenta que el afilado manual está reservado a expertos, puesto que mal hecho puede deteriorar la tablas.
2. El movimiento debe ser siempre desde la espátula hacia la cola, en el lado del canto. Para un afilado simple debe escogerse un ángulo de 90º. El acabado fino lo dará una lima de carpintería.
3. Tras el afilado debe retirarse el hilo del canto con una goma (pasada a 45º sobre el canto) para facilitar el guiado de los esquíes.
4. Evita afilar los 10 primeros cm de la espátula y la cola de las tablas para conservar el giro fácil del esquí.

Encerado

Antes de cada encerado limpia la suela con un desencerador. Existen dos maneras de encerar: en frío y en caliente. En frío, en función del tipo de cera que utilices, frota la pastilla sobre la suela o reparte la cera con el aplicador (cera en aerosol o en pasta). Pule con un repartidor de corcho. En caliente es el método más eficaz, puesto que la cera satura la suela, lo cual aumenta la duración de la mejora en deslizamiento.
1. Haz fundir la pastilla de cera en gotitas, poniéndola en contacto con la base de la plancha.
2. Con la plancha funde y reparte la cera por toda la superficie de la suela, hasta obtener una película uniforme. Pasa la plancha lentamente desde la espátula hacia la cola, con el fin de obtener una superficie homogénea y permitir una buena impregnación. No dejes nunca inmóvil la plancha (riesgo de despegado).
3. Deja que la cera se enfríe y se endurezca a temperatura ambiente. Luego elimina la parte sobrante con un rascador de plástico par conservar una microcapa.
4. Pasa el cepillo desde la espátula hacia la cola para pulir y uniformizar la superficie (de 15 a 20 pasadas).
Si eres muy exigente, consulta las indicaciones de los fabricantes para elegir la cera que corresponde a la temperatura de nieve de cada momento. Renueva la cera lo más a menudo posible, sobre todo si enceras en frío, ya que solamente un encerado regular asegura un buen deslizamiento y evita el desecado de la suela. Cuidado con la plancha demasiado caliente que humea: altera la calidad de la cera y puede deteriorar los esquíes (despegado).

© Cortesía de Decathlon