Matrimonio
   
Inicio

Noticias y más
Página de inicio Dónde está La Torre Miravalles Gentes Cosas, Casas Parroquia Tiempo libre Fiestas Fotos Enlaces Correo Tablón de anuncios


La boda de Urraca


El 19 de junio de 1144 en León se celebraron las bodas entre Doña Urraca la Asturiana, hija natural de Alfonso VII y Gontrodo Petri con el rey de Navarra, García Ramírez el Restaurador.
Según la "Chronica Adefonsi Imperatoris":

«El emperador envió legados a los condes, príncipes y duques del reino para que vinieran con toda su milicia a las nupcias reales. La noticia complació a todos, especialmente a los asturianos y a los hombres de Tineo; y obedeciendo la orden del monarca vinieron a las bodas con espléndida comitiva [...]
El aposento nupcial había sido preparado por la Infanta doña Sancha en los palacios reales, ubicados en San Pelayo. Alrededor de dicho aposento pululaba una multitud ingente de histriones, de mujeres y doncellas, cantando acompañados de aparatos de viento, trompetas, cítaras, laúdes y toda suerte de instrumentos.
El Emperador y el rey García estaban sentados en un trono regio elevado a las puertas del palacio imperial; los obispos y los abades, los condes, los duques y los príncipes, en asientos preparados en torno a los soberanos. Caballeros llegados de diversas partes de España atraídos por la fama de los festejos, haciendo correr a sus caballos aguijoneándolos con las espuelas, golpeaban unos tableros preparados al efecto con lanzas, según la costumbre de la tierra, para exhibir así su pericia y su valor juntamente con el de las cabalgaduras. Otros mataban con venablos toros enfurecidos por el ladrido de los perros. Por último, dejaron en medio del ferial a un cerdo para que los hombres con los ojos vendados se apoderaran de él matándole. Los "cazadores", apresurándose a dar muerte al animal, se golpeaban y herían mutuamente, entre el delirio de los espectadores. Y hubo así gran fiesta en aquella ciudad y bendecían a Dios que conducía todas las cosas por buen camino.
Estas bodas se celebraron en la era centésima octogésima segunda después de la milésima, el mes de junio.
»

 Anterior                                                      Subir