Miravalles
   
Inicio

Noticias y más
Página de inicio Dónde está La Torre Miravalles Gentes Cosas, Casas Parroquia Tiempo libre Fiestas Fotos Enlaces Correo Tablón de anuncios


MIRAVALLES


  ERMITA

Ermita de MiravallesEn el campo de Miravalles, a un kilómetro del pueblo de Soto, existe una ermita barroca del siglo XVIII diseñada por Francisco de la Riba.
Fue construida con el dinero que aportó la Cofradía de Ánimas de Nuestra Señora de Miravalles, en 1728 se empezaron los trámites y entre 1740 y 1745 se edificó. Se construyó sobre otra ya existente de la que aprovecharon ciertos elementos como las bóvedas, que son del siglo XV.
Una prueba de su previa existencia son dos documentos de 1665 y 1677 encabezados por la frase: "Delante de la ermita de Nuestra Señora de Miravalles...". Además en el Archivo Histórico Diocesano de Oviedo se conserva un libro de fábrica de la ermita de Nuestra Señora de Miravalles de 1722 .
La última restauración data de 1881.


  LEYENDAS

El porqué de una iglesia en este lugar viene explicado con una leyenda. Hay varias versiones pero suelen tener como origen una fuente vecina que está entre un avellano y unos salgueros venerada desde los tiempos precristianos. Se decía que el agua era milagrosa para resolver problemas de la vista y actualmente se sigue manteniendo que el agua es bendita (ver imagen en la página 3 de Fotos).
Es allí donde, según unos, apareció una imagen en piedra de la Virgen que los vecinos llevaron a la iglesia parroquial, pero la escultura volvió al lugar de origen, esto se repitió varias veces hasta que decidieron hacer un templo allí cerca. La Virgen no volvió a irse, pero dejó un recuerdo del lugar de la aparición que es un avellano y dos salgueros que crecen una y otra vez, entre las piedras del campanario a pesar de que se corten.
Otra versión habla de una aparición de la propia Virgen en la misma fuente, pedía una ermita precisamente allí, pero al ser un lugar difícilmente edificable optaron por construirla donde está actualmente. Al no hacerla donde ella pedía dejó el avellano y los salgueros en el campanario.
Una tercera versión un poco diferente sería la que dice que donde hoy está la iglesia había un avellano sobre el que se apareció la Virgen lo cortaron para hacer la ermita pero siguió creciendo en el campanario a pesar de que la iglesia fue destruida por un incendio.
Lo que haya de real o de leyenda no lo sabemos pero aún hoy podemos ver las ramas en el campanario.
Los avellanos en el campanario

  EL TEMPLO

Es de una sola nave rectangular de 21,90 x 7,65 m dividida por dos arcos torales en sacristía, presbiterio, nave central y coro.
La iglesia está construida en mampostería, excepto la fachada principal que es de sillería, en ella está la entrada principal. Esta puerta tiene arco de medio punto con rosca de moldura cajeada sostenido por pilastras.
Las ventanas, rasgadas, llevan piedra labrada en los arcos.
El pórtico abarca tres lados de la construcción, los mismos tres lados que tienen puerta de acceso. Está sostenido por pilares octogonales de madera y zapatas decoradas también del mismo material. El suelo es de cantos rodados dispuestos creando formas geométricas, símbolos solares y una inscripción "Miravalles año de 1851".
Ermita de Miravalles Ermita de Miravalles Portico con puerta Inscripción
En el interior encontramos bóveda nervada en el presbiterio y la nave central, probablemente la misma nervadura estaría en el coro pero se conservan sólo algunas columnas de esta parte. La crucería fue obra de Simón Faedo.
El retablo mayor de madera tallada, estucada, dorada y policromada es barroco, su autor fue según unos Manuel de la Fuente, según otros José de la Meana, creador este del retablo de Santo Domingo de Oviedo. Tiene una inscripción que dice: "Doró y pintó, 1794", este dorado con pan de plata fue obra de Manuel Vizcaíno. En su hornacina central alberga la imagen de la Virgen de Miravalles, a su derecha hay una imagen de San Juan Bautista y a la izquierda otra de la Virgen María. En la parte alta del retablo de derecha a izquierda hay tres relieves: la Asunción, el Calvario de Cristo y la Inmaculada. Ver fotos. Fue restaurado en 2001 por José Miguel Jiménez Portilla.
En 1994 se pusieron las campanas fundidas por los hermanos Portilla.
Tanto el Papa Clemente XIII (1758-1769) como Pío VI (1775-1799) concedieron bulas pontificias a la capilla. La del primero otorgaba indulgencias relacionadas con las misas por los cofrades de Miravalles, mientras que la de Pío VI las concedía a los que acudiesen a la ermita el 8 de septiembre y el 13 de marzo a orar.
Fue precisamente en este campo de Miravalles donde los alleranos se reunieron el 9 de junio de 1808, clero y autoridades incluidos, para tomar la decisión de hacer la guerra a los franceses de Napoleón y de volver al mismo lugar una vez concluida, cosa que hicieron el 7 de junio de 1814, celebrando una misa de acción de gracias por la victoria. Más detalles.
La campanilla que usa en las misas es del siglo XV.


  LA VIRGEN DE MIRAVALLES

La imagen en piedra policromada de la Virgen conocida comoVirgen de Miravalles Nuestra Señora con el niño, la Virgen de la leche o simplemente la Virgen de Miravalles mide unos 80 cm. Representa a una Virgen galactotrofusa con corona amamantando al niño Jesús (de espaldas al espectador) en actitud muy humana y sencilla.
No hay acuerdo a la hora de determinar la época de su creación, según unos estudiosos es bizantina (siglo VI), según otros es del siglo XI, XII o incluso XIII.
Desde 1955 posee un manto blanco bordado en oro regalo de la ilustre dama ovetense, Plácida Fernández Figar González, que es el que suele usar cada año el día de Miravalles.
El 21 de junio de 1951 el ayuntamiento, con Vicente Madera Peña de alcalde, decidió por unanimidad "Solemnizar anualmente el 8 de septiembre, precisamente en Miravalles, los actos homenaje a la Santísima Virgen, Madre y Reina de estas montañas y Alcalde Perpetuo de Aller". Fue nombrada así Alcaldesa mayor y patrona de Aller y se le hizo simbólica entrega del bastón de mando y las llaves del concejo.
La imagen original se conserva en el museo cripta de Soto, mientras que en la ermita hay una copia exacta hecha en 1985 por Mauro Álvarez Fernández (autor, entre otras muchas obras, de la estatua de "La Regenta" que hay en la plaza de la Catedral de Oviedo), para evitar posibles robos. Sólo está en el santuario una vez al año, el 8 de septiembre con motivo de la fiesta patronal. Fue bendecida por el Obispo Auxiliar, José Sánchez González el 27 de marzo de ese mismo año.


  CAPILLA DE LA COLLADA

Capilla del cementerio Cerca de la ermita de Miravalles, dentro del recinto del cementerio eclesiástico de Soto hay otra capilla más antigua y sencilla, se conoce como la capilla del cementerio. Construida en la baja edad media (siglos XIV-XV), fue iglesia parroquial hasta 1745. Hacia 1859 fue cerrada definitivamente al culto y sus terrenos adyacentes dedicados a cementerio, actualmente es osario y trastero.
Asimismo se abandonó la Casa de Novenas que se había construido en 1736 a su lado. Estas casas eran muy características de los santuarios asturianos en los siglos XVII y XVIII, eran una especie de hospederías que solían dar cobijo a los devotos que iban a rezar o a hacer novenas.

Capilla del cementerioLa capilla tenía una puerta por la que pasaban los peregrinos del Camino de Santiago, dado que estos hablaban catalán y valenciano, lenguas que los lugareños no conocían y confundían con el francés, la llamaban la "Puerta de los franceses". Probablemente muchos de estos peregrinos optaban por este camino movidos por las apariciones que se decía habían tenido lugar en esta zona (alguna de las cuales se remontaba al siglo XIV) y se paraban en Miravalles para rezar antes de seguir su peregrinaje hasta San Salvador de Oviedo, que era parada obligada antes de dirigirse a Santiago de Compostela. En la foto de al lado se puede ver la pared sur de la capilla donde se aprecia un arco de descarga sobre el dintel que bien pudiera ser lo que queda de dicha puerta de los franceses.

Es de nave única, rectangular, de 6,11 x 4,75 m con cubierta a dos aguas y una espadaña pequeña sin campana. Pero la verdadera joya de esta iglesia está en su interior. No sabemos como era el retablo que tenía, pero sí que estaba y está decorada por unos frescos de la segunda mitad del siglo XVI que cubren paredes y bóveda parabólica. Las imágenes representadas en los muros laterales son anteriores a la crucifixión, en la izquierda: la última cena, la oración del huerto, el prendimiento y Pilatos lavándose las manos y en la derecha: Jesús con la cruz a cuestas, el expolio, la coronación de espinas y la flagelación. En el muro testero se expone el descendimiento de la cruz, la resurrección y la sepultura. En el techo aparecen los símbolos de los evangelistas (tetramorfos), el sol, la luna y las estrellas.

Frescos de la capilla del cementerio Pintura de la capilla Pinturas en Soto de Aller Frescos de la capilla del cementerio

Finalmente se procedió a reparar tanto el edificio como las pinturas, de estas últimas se ocupó el equipo de la restauradora Magdalena Aguirregomezcorta Soler y la arquitecta María Hernández Cabrera.


  EL CRISTO

Capilla del Cristo A medio camino entre Soto y Miravalles está la capilla del Santísimo Cristo de la Misericordia, calificada como Bien de Interés Cultural.
Era propiedad de los señores García de Vega que lo donaron al pueblo. Estaba rodeado por un gran prado que cerraron durante la guerra civil y allí por el verano se celebraba todos los años la fiesta del Cristo de la Misericordia, aunque en el lugar era más conocida como "la fiesta de los palos" por las peleas que solían producirse entre los mozos.
En ella estaba el Cristo Nazareno, obra de Fernández de la Vega que hoy está en al iglesia parroquial de Soto. Como estaba deteriorado lo bajaron al pueblo para restaurarlo y una vez arreglado lo dejaron allí por miedo a los robos.
Construida en los siglos XVI o XVII, tenía Cofradía de Ánimas en 1693. En la actualidad está vacía y abandonada a su suerte.

 Anterior                                                      Subir