IGLESIAS CATOLICAS ORIENTALES

Actualización

 

12-5-03

Principal

Semana de Oración por la Unidad

VÍA CRUCIS

TEMPLO ECUMÉNICO

SANTA SEDE

 CATÓLICOS ORIENTALES
 
Ecumene en Europa

ORACIONES

Valencia Ecuménica

LA COMISION

PENTECOSTES  2003
 
    Noticias      Calendario

Artículos
Documentos

CorreosTel

Enlaces

 Iconos 

Otras Iglesias en España 

Otras Religiones

Otras Diócesis

*FORMACIÓN

*encuentros

  

   IGLESIAS CATOLICAS ORIENTALES

(UNIATAS)

Más información http://www.geocities.com/pro_ortodoxia/08/MENU.htm

            La ruptura entre la Iglesia Latina y Bizantina, la cual fue materializada por la mutua excomunión de los Obispos de Roma y de Constantinopla en el año 1054, no quedaría definitivamente grabada a fuego en la mente de la gente común del oriente, sino hasta el acontecimiento de dos hechos traumáticos: 1- las Cruzadas, y, 2- El saqueo de Constantinopla realizado por el ejército de cruzados latinos en 1204. Hubo al menos dos grandes intentos de Unión, que tuvieron lugar en el año 1274, en el II Concilio de Lyon, y el otro en el año 1439, durante el Concilio de Ferrara-Florencia; pero ambos fracasaron.

            Posteriormente, se desarrolló en Occidente, una teología católica romana sobre la Naturaleza de la Iglesia, en la que se ponía especial énfasis, sobre la necesidad de la Jurisdicción directa del Papa sobre todas las Iglesias Locales. Esto significó que aquellas Iglesias que no estaban bajo la Jurisdicción Papal, fueran consideradas objetos de actividad misionera, con el propósito de ponerlas en Comunión con la Sede de Roma. Al mismo tiempo se desarrolló la noción de “Rito”, acordando con dichos grupos de cristianos orientales que entraban en Comunión con Roma, que podrían ser absorbidos dentro de una sola Iglesia, pero, conservando sus propias tradiciones litúrgicas y disciplina canónica.

            La actividad misionera, la cual fue, en algunos casos, realizada con el apoyo de los gobiernos católicos de países con minorías ortodoxas, también fue dirigida hacia todas las Iglesias Orientales; y virtualmente segmentos de todas aquellas Iglesias se unieron a Roma. Debemos reconocer, sin embargo, que no todas aquellas uniones fueron el resultado de la actividad de los misioneros católicos. La Iglesia católica bizantina de Bulgaria, por ejemplo, fue el resultado directo de un movimiento espontáneo de ortodoxos hacia el catolicismo; y los Maronitas del Líbano, afirman que ellos jamás estuvieron sin Comunión con Roma.

            Inevitablemente, aquellas uniones acarrearon un proceso de latinización, o de adopción de ciertas prácticas y actitudes   propias de la Iglesia Latina. Este proceso no fue uniforme en todas las Iglesias, y se dio en diversos grados, dependiendo siempre de las circunstancias históricas y culturales de los distintos grupos. Como resultado, aquellas Iglesias muchas veces perdieron contacto con sus raíces espirituales; la Tradición Monástica, eje central de la espiritualidad ortodoxa, murió en la mayoría de las Iglesias Católicas Orientales, aunque, la vida religiosa continuó a menudo bajo la forma de congregaciones modeladas sobre las comunidades apostólicas latinas. Pero desde los tiempos del Concilio Vaticano II, se ha hecho cierto esfuerzo por revertir este proceso.

            Todas estas Iglesias están bajo la Jurisdicción del Papa, a través de la Congregación para las Iglesias Orientales, uno de las tantos despachos de la Curia Romana. Esta Congregación fue creada en 1862 como parte de la “Propaganda Fide” (la cual supervisaba la actividad misionera), y, años mas tarde, en 1917, fue elevada al rango de Congregación Autónoma por el Papa Benedicto XV. Este despacho  cumple la misma función, con respecto a los obispos, sacerdotes y religiosos, que otras oficinas de la Curia con respecto a los latinos.

            La Congregación Oriental, también supervisa al prestigioso Instituto Oriental Pontificio, en Roma, el cual funciona bajo la dirección de los Jesuitas, y posee una de las mejores bibliotecas para los estudiosos del Cristianismo Oriental en todo el mundo.

            También debemos mencionar, que en el pasado  los católicos orientales, fueron llamados a menudo “uniatos”, pero este término es en la actualidad considerado por ellos como peyorativo, y por lo tanto, ya no es muy usado. (dentro de la Iglesia Romana).

            La mayoría de los ortodoxos ven a estas Iglesias como un obstáculo en el camino de la reconciliación entre la Iglesia Católica y la Ortodoxa. Ellos sienten que la mera existencia de este grupo de Iglesias constituyen una negación por parte de los católicos, de la realidad eclesial de la Iglesia Ortodoxa, y que por lo tanto dichas uniones, ayudan a fomentar divisiones dentro de las Comunidades Ortodoxas Locales. La gran mayoría de los ortodoxos tienden a considerar a los católicos orientales, como ortodoxos, cuya presencia dentro de la Iglesia Católica Romana, es producto de una situación anormal, a la que se ha llegado, ya sea por medidas coercitivas, o incluso los suelen ver como católicos romanos, simulando ser ortodoxos con el propósito de confundir para hacer proselitismo en el Este.

            Unos de los documentos del Concilio Vaticano II, “Orientalium Ecclesiarum” es bastante contemporizador hacia las Iglesias Católicas Orientales, afirmando en ese documento, la igualdad de las Iglesias Orientales frente a la Iglesia Latina, y se hace un llamado a estos católicos orientales a redescubrir sus auténticas tradiciones. También se afirma en el citado documento, sobre la vocación especial que los católicos orientales tienen por impulsar las relaciones ecuménicas con las Iglesias Ortodoxas.

            La vida eclesial de las Iglesias Católicas Orientales, es regida de acuerdo al Código de Cánones de las Iglesias Orientales, la cual fue promulgada por el Papa Juan Pablo II el 18 de Octubre de 1990, y que rige con fuerza de ley desde el 1 de Octubre de 1991. De acuerdo al nuevo código oriental, las Iglesias Católicas Orientales se dividen en 4 categorías: 1- Iglesias Patriarcales (Iglesia Caldea, Armenia, Copta, Siriana, Maronita, y Melquita.) 2- Iglesias Archiepiscopales Mayores. (Iglesia Ucraniana y Siro-Malabar) 3- Iglesias Metropolitana Sui Iuris. (Iglesia Etíope, Siro-Malankar, Rumana  y Rutenia en América) y 4- Iglesias Sui Iuris (Iglesia Búlgara, Griega, Húngara, Italo-Albanesa y Eslovaca).

            Las Iglesias geco-católicas de Bielorusia, Albania, Georgia y Rusia, no poseen una jerarquía episcopal hasta el momento.

            Toda Iglesia Católica Oriental Patriarcal, tiene el derecho a elegir su propio Patriarca, él es electo por el Sínodo de Obispos, y es inmediatamente Proclamado y entronizado, después de esto el nuevo Patriarca peticiona la Comunión eclesiástica al Papa.

            El sínodo Patriarcal, también elige a los Obispos para las Diócesis que están dentro del Territorio Patriarcal, basándose en una lista que tiene que ser aprobada por la Santa Sede. Si el Obispo Electo no fue previamente aprobado, él deberá obtener el consentimiento del Papa después de su Ordenación Episcopal.

            Un Arzobispo Mayor, es elegido del mismo modo que un Patriarca, pero su elección deberá ser confirmada por el Romano Pontífice, poco después él podrá ser entronizado. Los Metropolitanos, en cambio, son designados por el Papa, sobre la base de una lista de cómo mínimo 3 candidatos, que es enviada a Roma por el Concilio de Obispos.

La Congregación para las Iglesias Orientales, está comandada en la actualidad por el Cardenal IGNACIO MOUSSA I DAOUD, como prefecto (nac en 1923, consagración episcopal 1979, nombrado Cardenal en 1988, y prefecto desde 1991), y es secundado por el Arz. Miroslav Stefan Marusyn, en su calidad de Secretario.

 Esta Congregación se encuentra ubicada en la Ciudad de Roma, en : Via della Conciliazione 34, 00120 Ciudad Estado del Vaticano.