Historia de la antropología

Historia de la antropología (UNED)

(Volver a la portada)

Escuela o corriente
Ideas básicas
Aportaciones
Influencias de
Influencias en
Bibliografía
Biografía
Margaret Mead (1901-1978)

Escuela o corriente

Cultura y personalidad

Volver arriba

Ideas básicas

Discípula de Boas y Benedict.

Características de sus escritos:
- uso de las coordenadas configuracionistas,
- la identificación de las características culturales más relevantes y
- su presentación en un idioma psicológico familiar

Mead es autora de grandes estudios socioculturales. Su principal aportación fue el uso de la fotografía como técnica ilustradora. La principal crítica que se le hace es que pensara que las pautas culturales estaban por encima de las muestras estadísticas.
Enfocó la cultura como un comportamiento aprendido y estudió especialmente las instituciones de la transmisión cultural a través de las generaciones.

Volver arriba

Aportaciones

En los inicios de su carrera estudió en Nueva Guinea, Samoa y Manau.

Coming of age in Samoa 1928

Es un libro mucho más rico en expresiones psicológicas que los informes etnográficos usuales en la época. El tema es la adolescencia en Samoa en contraposición con los estereotipos de la adolescencia de la clase media occidental. Mostró que ciertas prácticas de crianza de los hijos producen estructuras de caracteres típicas entre los adultos. Por ejemplo, la libertad sexual durante la crianza de las niñas samoesas explica por qué ellas no experimentaban crisis y frustraciones durante su adolescencia.

Conclusión moral: el conocimiento de un amplio espectro de posibilidades de enculturación contribuiría a un cambio sociocultural en la forma de vida americana. Quería documentar que la naturaleza humana no es rígida ni inflexible.

Crítica. Mead fue muy explícita al describir sus técnicas de campo y presupuestos metodológicos, cercanos a la intuición del diagnóstico médico. El problema es que la perspectiva psicológica requiere de una estadística y de informes situacionales y emocionales muy complejos. Los juicios a los que recurre para trazar el retrato de la juventud samoana son de muy difícil verificación, a lo que se unen las circunstancias en que Mead hizo el estudio, el efecto distorsionador de la figura del traductor, y el valor del comportamiento en Samoa juzgado con parámetros occidentales.
Tanto Mead como Benedict sucumbieron a la tentación de exagerar la claridad con que pueden identificarse y contrastarse los tipos de personalidad individual y cultural (no es nada fácil formular afirmaciones verificables sobre lo que alguien siente por otra persona). Toda conclusión está expuesta a la idiosincrasia y al talante del observador.
En su defensa, Mead indica que el estudioso de los aspectos psicológicos más intangibles de la conducta humana se ve obligado a ilustrar sus tesis en vez de demostrarlas.

Growing up in New Guinea 1930

Intentaba poner a prueba la tesis de Lévi-Bruhl de que los ingredientes animistas de la mentalidad primitiva eran similares a las formas de pensamientos infantiles, por lo que, en consecuencia, se encontrarían más acusados en los niños que en sus padres. El resultado fue el contrario, incluso estos niños eran menos animistas que los niños americanos. Concluyó que se debía a que el abandono en que vivían dejaba poco margen al desarrollo de iniciativas imaginativas.

Sex and temperament in three primitive societies 1935

Mead comparó tres culturas diferentes para comprobar el grado de variación de las pautas ulturales. Se restringió fundamentalmente al problema de tipificar las variedades de comportamiento en función de los sexos. Pero sus ejemplos no son más que generalidades exasperantes.

La cuestión en torno a Med no es la buena fe de la autora a la hora de elaborar sus conclusiones o de elegir las sociedades de estudio, sino en la posibilidad de demostración y verificación. No afecta sólo a Mead sino a toda investigación etnográfica, aunque los estudiosos psicoculturales son especialmente vulnerables a las críticas que ponen en duda las evidencias en que se fundan. Ni la intuición, ni la empatía ni la experiencia cotidiana, ni el entrenamiento en una capacidad de observación muy desarrollada proporcionan la base adecuada para hacer afirmaciones sobre aspectos típicos de la personalidad humana. El rechazo de Mead de la estadística no está justificado porque la variabilidad es demasiado grande.

Crítica a la homogeneidad cultural

La influencia de la cultura no crea siempre la uniformidad en el grupo. Todos los individuos interactúan con sus culturas pero no son receptores pasivos. Pueden aceptar las fuerzas culturales, rechazarlas o rebelarse contra ellas. En muchas culturas existe una pauta de conformidad externa y rebelión y rechazo internos. Los individuos parecen más similares de lo que en realidad son. Boas creía que no había una mentalidad uniforme asociada a las culturas primitivas.

Las principales críticas metodológicas a los antropólogos de cultura y personalidad surgen del propio movimiento. La segunda generación de estudiosos del movimiento se aproximaron a su tema desde una actitud más modesta, sobria y en consonancia con las complejidades metodológicas. El resultado más claro es el del uso de test psicológicos y análisis estadísticos.

En años posteriores los estudiosos se alejaron de la búsqueda de la homogeneidad configuracional a escala tribal o nacional. La magnitud de las diferencias psicológicas individuales dentro de una cultura es tan grande que el objeto de estudio se trasladó a las causas de la diversidad más que a los mecanismos de la homogeneidad.

La fotografía

El uso de la fotografía es la mayor contribución metodológica de M. Mead al desarrollo de la Antropología como disciplina.
Junto con Gregory Bateson tomó entre los balineses más de 25.000 fotografías y 7000 m de película con los que documentó sus investigaciones.

Mead era consciente de sus fallos metodológicos e intentó mejorarlos. Frente a las críticas a sus tres primeros libros configuracionales respondió con el uso de cámaras fotográficas, cine y magnetófonos con el fin de captar los acontecimientos más característicos en su propio contexto, publicando luego las imágenes acompañadas de una explicación. Las fotografías tienen un gran valor como ilustraciones aunque escaso como demostraciones. No contribuyeron ni a la verificabilidad ni a la representatividad de sus afirmaciones.

Los estudios de carácter nacional

Mead y sus colaboradores se embarcaron en ambiciosos proyectos psicoculturales cuyo valor es el mismo de las experiencias samoanas, escaso, y en los que no aplicaron el recurso fotográfico. Se trataba de estudios del carácter nacional de EE.UU. (de Geoffrey Gorer y de Mead), Rusia e Inglaterra (de Geoffrey Gorer), Japón (de Benedict 1946).

La metodología era poco ortodoxa y el punto más conflictivo era el uso de un pequeño número de informantes como base para la generalización sobre las más íntimas constelaciones psíquicas de grandes masas de gente. Para Mead era un método enteramente válido: siempre que se especifique su posición social y cultural, un único informante puede ser una fuente de información satisfactoria sobre pautas muy extendidas. La crítica a esta posición es que antes hay que saber qué pautas son las típicas.

Lingüística

Mead estaba convencida de que las pautas culturales estaban por encima de las muestras estadísiticas Un medio de justificar su método es aplicar la analogía lingüística, con clara influencia de la nueva antropología del modelo lingüístico y la antropología francesa de Lévi-Strauss, para conocer la estructura gramatical del lenguaje hacen falta pocos informantes. Lo mismo pasa con la cultura. Muestras adicionales no cambiarían los resultados.

Críticas a esto: no parece ventajoso considerar la cultura como un sistema de comunicación, la lingüística sí busca variaciones para mejorar la formulación de normas gramaticales y es mejor invocar la lingüística como modelo de estudios sobre dominios de la cultura más pautados que los sentimientos y pensamientos de los individuos.

Freud

La misma Mead estableció la fecha de 1934 como el año de comienzo de su utilización de los principios freudianos, pero ya antes había adoptado las premisas freudianas (como por ejemplo al ambivalencia ante los muertos en un artículo de 1930, a la que añadía la nota relativista acostumbrada).
Su trabajo de campo en Bali está basado en principios freudianos, y está lleno de términos y conceptos psicoanalíticos.
Presenta propuestas de conexión de un grupo de instituciones con otro o bien con rasgos típicos de carácter, pero no estableció conexiones causales directas entre una experiencia infantil y las formas culturales desarrolladas, ni cómo todo esto se articula para producir homeostasis o transformaciones diacrónicas.

Volver arriba

Influencias de

Boas
Benedict
Freud

Volver arriba

Influencias en

 

Volver arriba

Bibliografía

Adolescencia y cultura en Samoa (1928)
Crecer en Nueva Guinea (1930)
Sexo y temperamento (1935)
Macho y hembra (1949)
Actitudes soviéticas hacia la autoridad (1951)
Cultura y compromiso (1970)
sus memorias Mis años jóvenes (1972)

Volver arriba

Biografía

Mead nació en Filadelfia el 16 de diciembre de 1901 y estudió en el Barnard College y en la Universidad de Columbia.

En 1926 fue nombrada conservadora ayudante del Museo Americano de Historia Natural de la ciudad de Nueva York y más tarde, en 1964, ascendió a conservadora.

Ostentó el cargo de directora de investigación de culturas contemporáneas en la Universidad de Columbia desde 1948 hasta 1950 y el de profesora adjunta de antropología a partir de 1954.

En septiembre de 1969 fue nombrada profesora titular y directora del departamento de Ciencias Sociales en la Facultad de Artes Liberales de la Universidad de Fordham en el Lincoln Center de Nueva York.

Volver arriba