Historia de la antropología

Historia de la antropología (UNED)

(Volver a la portada)

Escuela o corriente
Ideas básicas
Aportaciones
Influencias de
Influencias en
Bibliografía
Biografía
Abram Kardiner

Escuela o corriente

Cultura y personalidad

Volver arriba

Ideas básicas

Su perspectiva neofreudiana fue la que más cerca estuvo de convertirse en una teoría del análisis psicocultural. Su aportación fue liberar aún más las teorías de Freud de su origen etnocéntrico vienés. Se propuso seguir las huellas de las reacciones infantiles tanto en la psique individual como en su proyección en mitos, leyendas y religión.

Volver arriba

Aportaciones

A partir de los datos etnográficos facilitados por antropólogos de orientación psicológica, Kardiner eliminó la superestructura freudiana. Freud se había centrado sólo en aquellos factores que permitían identificar los procesos infantiles de graficación, disciplina, frustación, relevantes para entender al adulto occidental que él reconocía en su práctica clínica y que sin embargo no eran extrapolables a otras culturas. Kardiner había abandonado el complejo de Edipo, el parricidio primordial y la memoria filogenética, los tres estadios de desarrollo de la sexualidad y la insistencia en la sexualidad. Kardiner buscó las diferencias de personalidad en un espectro de factores condicionantes más amplio. En otras culturas, las variedades de frustración, gratificación y disciplina tendrían que producir tipos de personalidad diferentes.

Estructura de la personalidad básica

Postuló la existencia de una estructura de la personalidad básica, típica de los miembros de cada sociedad. Y dividió los aspectos culturales e institucionales en dos categorías:
1. Instituciones primarias eran las responsables de la formación de la personalidad básica. Las más relacionadas con la formación de la personalidad de los niños. No elaboró ninguna lista con estas instituciones porque creía que adoptaban distinta forma en cada sociedad, pero pueden ser la organización de la familia, formación del grupo interno, alimentación, destete, solicitud o descuido con los niños, entrenamiento sexual, pautas de subsistencia.
2. Instituciones secundarias o “sistemas proyectivos” serían los sistemas de tabú, religión, rituales, que satisfacen las necesidades y mitigan las tensiones creadas por las primeras.

Entre ambas instituciones se interponía la estructura de la personalidad básica, modelada por las experiencias infantiles. La experiencia social en la familia y las técnicas de subsistencia (es decir, las instituciones primarias) dan lugar a estructuras de personalidad básica comunes para la mayoría de los miembros de la sociedad. El término personalidad básica se refiere a las habilidades psicológicas adaptativas compartidas por todos o la mayoría de los miembros de la sociedad.
Las instituciones secundarias, también llamadas proyectivas, incluyen sistemas de creencias, religión, mitología. Son vistas como productos de fantasía colectivas, o proyecciones grupales de deseos, necesidades y conflictos subjtivamente compartidos. Kardiner alega que, una vez formadas, la estructura básica de personalidad de una sociedad moldearía el contenido y significado de las fantasías proyectadas, tales como las creencias acerca de lo sobrenatural. Así un tipo de personalidad básica fuertemente autoritaria debería ser correlacionada con las creencias proyectadas acerca de dioses muy altos y poderosos.

La teoría de Kardiner es una de las pocas sugerencias que se han hecho para someter las sutilezas de las prácticas y las creencias mágico-religiosas a la ley de las explicaciones deterministas. Morgan desesperaba por encontrar una explicación científica a todas estas creencias. Pero el no estaba preparado para ello, pues eran demasiado “irracionales, grotescas e ininteligibles”. Lo mismo puede decirse de Frazer, Durkheim y de los funcionalistas estructurales que se mostraron impotentes ante los problemas que plantean los ejemplos concretos. Para Kardiner las respuestas a estos enigmas se encuentran en las pautas de disciplina infantil que forman parte de sus instituciones primarias.

El gran problema de Kardiner era la escasez de datos antropológicos. Para solucionarlo aceptaron la cooperación de Cora DuBois que se dedicó a recopilar material como biografías y dibujos. Kardiner usó estas biografías para trazar un cuadro de la personalidad alor y entregó los dibujos a un especialista para un análisis independiente. Las conclusiones fueron coincidentes. Este procedimiento representó un adelanto metodológico, pero no acrecentó la credibilidad del análisis psicodinámico. Sus conclusiones sobre la personalidad alor fueron ingeniosas, pero totalmente especulativas.

El principal defecto del esquema de Kardiner es que no puede explicar la existencia de las instituciones primarias. Estas son simplemente los datos a partir de los cuales puede predecirse cuál será la personalidad básica, pero su propio origen resulta inaccesible a las técnicas psicodinámicas.


[Proyección (psicología) = mecanismo de defensa que consiste en atribuir a otros, y en general al mundo exterior, motivaciones que se rechazan o no se reconocen en uno mismo. Al comparar pensamientos, intenciones, afectos o conflictos internos con los demás, justificamos nuestros propios deseos.
Considerar que los demás presentan un nivel ético deficiente nos lleva a aceptar nuestra propia conducta inmoral: el egoísta, el avaro o el mentiroso se escudan pensando que todos los demás son egoístas, avariciosos o que mienten.
La proyección como mecanismo de defensa, común en todos los individuos, es causa de errores de juicio que se corrigen mediante una sana autocrítica, aunque como patología mental está presente en los delirios alucinatorios y en las paranoias. Los métodos proyectivos para analizar la personalidad son muy utilizados. Uno de los más conocidos es el test de las manchas de tinta de Hermann Rorschach.]

Volver arriba

Influencias de

 

Volver arriba

Influencias en

 

Volver arriba

Bibliografía

“El individuo y su sociedad” (1939)

Volver arriba

Biografía

 

Volver arriba