El Reloj
Trelles Paraíso Natural

>>INICIO
>>FIESTAS 2004
>>SITUACION
>>HISTORIA
>>FOTOS
>>SERVICIOS
>>FORO
>>ENLACES
>>CONTACTAR
>>DESCARGAS
>>TURISMO
>>NOTICIAS
>>AGRADECIMIENTO
>
>FIRMAR LIBRO DE VISITAS
>>ALBUM DE FOTOS
>>ENTRETENIMIENTO


El Reloj


Trelles es un pueblo privilegiado. Como las villas más importantes, tiene un reloj que, durante generaciones, ha marcado a los vecinos el paso del tiempo.

Es un reloj de gran esfera circular, con unas bellas agujas de hierro, que avisa de las horas y las medias a golpe de campana. Fue hecho en Palencia, en la fábrica de relojes de Moisés Díez, en el año 1927. Su historia corre pareja a la del edificio que lo alberga. A finales de los años 20 se estaba construyendo la escuela que conocemos como de las niñas. Entonces, un grupo de indianos del pueblo, integrado por D. Justo Alvarez, D. Alejandro Anes, D. Severiano Fernández y D. Cecilio Morán, organizaron una colecta, aportando ellos gran parte del dinero necesario, para comprar un reloj que sería colocado en una torre que con este fin se levantaría en el nuevo edificio.

Alguno de estos indianos también se encargaron de la recaudación y administración de lo necesario para la construcción de la escuela.

Recurrieron a sus conocidos en América, naturales o no de la parroquia, muchos de los cuales respondieron enviando donaciones muy importantes y, por supuesto, a los vecinos, no sólo de Trelles, también de Pumarín, Sequeiro o Vivedro. Cada uno aportaba lo que podía, en dinero o en especie, incluso en trabajo. También contaron con la colaboración económica del Ayuntamiento de Coaña. Conservamos hoy información detallada, elaborada por el tesorero de la comisión creada para la construcción de la escuela, D. Alejandro Anes, sobre quiénes fueron los donantes y de la cuantía de sus donaciones, así como de los jornales pagados y coste de los materiales empleados.

El reloj de la escuela fue, durante mucho tiempo, casi el único instrumento que los vecinos tenían para medir el tiempo. El y las campanas de la Iglesia, llamando al Angelus o a la Misa diaria. Ahora, nuestros niños tienen un reloj antes de saber leer la hora, pero ¡cuántos de nuestros abuelos murieron sin haber poseído nunca uno!. Algunos afortunados lo tenían de bolsillo, con su cadena, que se solía guardar en casa como un tesoro. Había costado mucho, (en muchos casos, el producto de la venta de un ternero), y no se querían arriesgar a perderlo o romperlo en los quehaceres diarios. En las casas más pudientes, colgado en la pared de la sala, solía haber uno, de campana, que no era de utilidad alguna cuando se estaba trabajando en las tierras, o apacentando al ganado en los prados. Entonces era el reloj de la escuela el que avisaba del momento de la vuelta a casa, para comer al mediodía, o para entrar en la cuadra a ordeñar el ganado y darle la cena al atardecer. También fue importante para los niños que acudimos a las escuelas de Trelles. Yo recuerdo como, en los ratos de silencio, se oía su latido, potente, como corresponde a un reloj de tal magnitud, y la impaciencia esperando que diese las campanadas que señalaban la hora del recreo, o la de volver a casa.

Nuestro reloj es un reloj antiguo, y como tal, necesita que alguien se ocupe periódicamente de darle cuerda. Durante muchos años, fue Corona la encargada de darle vida, hasta que esta tarea, creo que nunca suficientemente agradecida, le costó un serio disgusto. No recuerdo que se estropease nunca, por lo que está claro que estuvo muy bien cuidado. Corona, muchas gracias o, como tu dirías, ¡Un millón de gracias!.

Creo que los más jóvenes de ahora no le prestan mucha atención, es posible que ni siquiera sepan de su existencia, pero este reloj está muy unido a la vida de muchos de nosotros. Por eso, debemos conservarlo, pidiendo incluso ayuda al Ayuntamiento para mantenerlo y darle los cuidados necesarios para que siga funcionando, por lo menos, durante tantos años como ya lo ha hecho.

¡Qué San Juan nos proteja, a nosotros y, con la ayuda del Ayuntamiento, a nuestro reloj!.

Lidia ANES FERNÁNDEZ
PROFESORA DE LA UNIVERSIDAD DE CASTILLA-LA MANCHA

 

Fuente: artículo extraído del libro de TRELLES Fiestas de SAN JUAN 2000, página 13 escrito por Lidia Anez Fernández.

 

Atrás ] Principal ] Indice ] Siguiente ]

ir arriba

ULTIMA ACTUALIZACIÓN DEL ARCHIVO: Miércoles, 8 Junio, 2005 16:51

 


© by Carmageddon 2005
Página optimizada para una resolucion de 1024x768
(He cambiado la web para que cargue mas facil y no moleste tanto la vista,
si veis que no carga bien alguna pagina quizás debáis
actualizar vuestro navegador web, recomiendo que os bajéis el internet explorer 6, )
Cualquier comentario o sugerencia a: carmagedon54@iespana.es