Trelles, a vista de cura
Trelles Paraíso Natural

>>INICIO
>>FIESTAS 2004
>>SITUACION
>>HISTORIA
>>FOTOS
>>SERVICIOS
>>FORO
>>ENLACES
>>CONTACTAR
>>DESCARGAS
>>TURISMO
>>NOTICIAS
>>AGRADECIMIENTO
>
>FIRMAR LIBRO DE VISITAS
>>ALBUM DE FOTOS
>>ENTRETENIMIENTO




 


Trelles, a vista de Cura

José Manuel FUEYO MENDEZ
Cura de Soto de la Barca (lineo)

Me pide Carlos que escriba unos renglones para el programa de fiestas, so pretexto de que soy un hijo «ilustre» del pueblo. ¡Qué pasada!. Mira que nos obsequian a los curas con adjetivos variados -unos positivos y otros negativos, naturalmente-, pero la verdad es que al que suscribe nadie le calificó de ilustre. ¡Mil gracias!.

Aunque sólo aparezco por el pueblo los días de San Juan y Nochebuena, tengo a mucha honra ser natural de Trelles y guardo excelentes recuerdos de los años que pasé ahí, los nueve primeros de mi vida. ¡Cómo no recordar aquel «mogollón» de nenos y nenas que nos juntábamos en las escuelas, aquella tabla de multiplicar recitada a voces que se oían desde el «Peneo Mouro», aquel rico pan de trigo que amasaban en «La Venta» y que nunca más volví a «catar», aquellas sabrosas cerezas de «ca Balbina», aquellas sesiones musicales que organizábamos Marisol, Manolito, Carlos y yo...! Tampoco es fácil que se escapen de la retina aquellas estampas de los años sesenta: paisanos entrando y saliendo del molino de Alberto con sus caballos o sus borricos, mujeres con el balde a cuestas camino del lavadero, los Seiscientos y los Gordinis circulando por la carretera, la pescadera Placeres -q.e.p.d.- convenciendo a las cocineras para que sustituyesen el habitual potaje de nabizas por una ración de congrio o de chicharro, los Gayoles, los Peláez y cía. echando a tierra salmones «a punta pala»... Pero, en fin, eso ya es historia y ahora son otras las estampas que se pueden contemplar: viviendas generalmente bien cuidadas y dotadas, y despensas y congeladores atiborrados, que ponen de manifiesto la existencia de pingües ingresos económicos, desfile de pensionistas hacia los bancos de la villa los primeros días de mes, vehículos de potente cilindrada circulando por una carretera muy mejorada... Y, como el progreso tiene dos caras, también se ve, desgraciadamente, a una buena parte de los jóvenes saboreando contra su voluntad la amarga hiel del desempleo o del contratobasura, establos cerrados por los imperativos europeos, los comercios del pueblo ahogados por el Fisco y por los grandes supermercados de Navia...

A nivel personal obviamente todos fuimos cambiando también. En lo que a un servidor respecta, aquel «neno» de nueve años anda hoy por los treinta y ocho, peina ya abundantes canas y se mueve por el concejo de Tineo, ejerciendo una profesión que en estos tiempos no cotiza precisamente «a la alta», pero en la que se encuentra tan a gusto como el primer día. ¡Claro que pasan muchas cosas en el transcurso de treinta años! Pero ¿fuimos «p'alante» o imitamos al cangrejo? En lo que se refiere a bienestar material resulta indiscutible que la cosa mejoró bastante para la mayoría. El aspecto humano ya es harina de otro costal: las relaciones familiares e intervecinales, el ambiente general del pueblo, la vivencia de los valores que tradicionalmente caracterizaban al mundo rural... es posible que no hayan mejorado en la misma proporción. Habrá incluso quien diga que han empeorado. ¿Eres de los optimistas o de los pesimistas? A mí no me queda más remedio que ser optimista y como, por deformación profesional, tiende uno a derivar hacia el género homilético, dado que lo que en este caso nos convoca es la fiesta de San Juan, no puedo por menos que invitaros a imitar las virtudes del Bautista, personaje que respondía perfectamente a eso que en Asturias llamamos PAISANO -con mayúsculas-: el hombre (o mujer) auténtico, que mira siempre de frente, que no tiene pelos en la lengua y en el que se puede confiar. Dicha especie está, como tantas otras, amenazada de extinción, pero todavía estamos a tiempo... Y como el sermón se está empezando a hacer largo, el monaguillo me hace la señal de la tijera. Hasta la vista, amigos, y felices fiestas!.

Jose, el del maestro


Fuente: artículo extraído del libro de TRELLES Fiestas de SAN JUAN 1997, página 13 escrito por José Manuel Fueyo Méndez.

 

Atrás ] Principal ] Indice ] Siguiente ]

 

ir arriba

ULTIMA ACTUALIZACIÓN DEL ARCHIVO: Miércoles, 8 Junio, 2005 16:52

 


© by Carmageddon 2005
Página optimizada para una resolucion de 1024x768
(He cambiado la web para que cargue mas facil y no moleste tanto la vista,
si veis que no carga bien alguna pagina quizás debáis
actualizar vuestro navegador web, recomiendo que os bajéis el internet explorer 6, )
Cualquier comentario o sugerencia a: carmagedon54@iespana.es