Pagina nueva 3

// El pensamiento elástico //

Resumen: "el pensamiento elástico es una instalación interactiva en la cual  el espectador- usuario puede manipular e interaccionar con los elementos que constituyen el espacio en el que se encuentra, el espacio por el que circula es un piso, un piso real. Al entrar el usuario al piso se le coloca un casco-cámara, inmediatamente la visión que poseerá el usuario será la de un ojo cámara, circulará con el casco puesto por toda la vivienda, en esta interaccionará con las distintas situaciones que se encuentre.

 

El objetivo es que el usuario cree en si mismo una deconstrucción, pasar de una realidad validada a una videográfica.

 

 

 


 

Texto publicado en la revista PAPERS D´ ART. 2n semestre 2003. num 85. Pag 97 y 98

 Instalación realizada dentro la colectiva: EFÍMER "reconstruccions d´art contemporani" verano del 2003. Girona

Comisaria: Marta Pol

Pensamiento elástico y realidad videográfica

 El adjetivo elástico se aplica entre otros a: 1. al cuerpo capaz de recuperar su forma anterior cuando cesa la fuerza que lo comprimía o estiraba. 2. Que se acomoda o permite acomodarse a diferentes posibilidades, circunstancias. 3. tejido elástico, es un tejido animal, variante del tejido conjuntivo, rico en elastina, que recubre superficialmente las venas y arterias. SIN. Flexible, acomodado y adaptable. ANT. Rígido, inflexible.

 

El procesamiento de la información en los seres humanos tiene las siguientes fases: entrada, almacenamiento y recuperación. Algo parecido ocurre con nuestro contexto artístico. Lo observado o la información, entra; lo almacenamos, pero a la hora de almacenar nos equivocamos de almacén y el producto lo empaquetamos junto con los referentes históricos, entonces en el momento de la recuperación interviene el desorden del almacenamiento, provocando el contagio de datos.

 

Según Baudrillard las imágenes ya no delimitan los propios discursos y contenidos, mas adecuado seria decir que todas estas quedan delimitadas por la propia imagen en si.  Por consiguiente toda acción a construir o crear un proyecto videográfico quedaría minimizado a una vaga ilusión como resultado, esto en caso de que nos ajustáramos a los parámetros de la deconstrucción simulada, y en caso de afilar un poco más la imaginación y los sentidos, nos plantaríamos justo en medio de un juego banal; en definitiva, por esta regla de tres, las pantallas estarían encadenadas y cerradas por un candado invisible, provocando no tan solo  el ensimismamiento del arte sino también la volatilidad  de las imágenes.

Vamos arrastrando el pasado, para introducirlo en el presente[1], no para ayudarnos a construir sino para ayudarnos a deconstruir. De ahí lo de pensar elásticamente y lo de “disfrutar con la idea del arte y no con el arte.”[2]

 

Era en el Romanticismo cuando arte y ciencia eran territorios opuestos, el arte tenia como bandera la emoción y la ciencia la razón, curiosa paradoja de la historia si tenemos en cuenta que hoy en día esos supuestos polos se atraen, hasta el punto de interrelacionarse y confundirse.

 

El filósofo Terence McKenna afirma que la evolución esta destinada a liberarse de “la crisálida de la materia “podemos ejemplificar metafóricamente: 2001: una odisea del espacio (1968) película que dirigió Kubrick y fue guionista Clarke. En el final del largometraje se puede ver como converge la odisea interior humana con la odisea espacial, lo metafísico, allí donde el protagonista trasciende su humanidad y se convierte en un “embrión humano estelar”[3]

Por otro lugar, Roy Ascott[4] nos plantea tres realidades, realidad Validada, realidad Vegetal y realidad Virtual. La realidad virtual permite que el observador vea la dinámica interna  y las características externas de un objeto de estudio, también implica inmersión sensorial y conectividad inmaterial. La realidad vegetal se puede entender como la transformación de la conciencia mediante la tecnología vegetal; y la otra realidad que nos presenta es la realidad validada, basada en nuestra experiencia cotidiana, es conocida de todos. Se trata del universo ortodoxo del sentido común causal, de la forma como nos enseña en el colegio a ver el mundo, de una realidad consensual definida en los primeros años de nuestras vidas mediante la repetición de sus axiomas. Si prestamos atención a las tres definiciones de realidad nos percatamos que tanto la realidad virtual como la realidad vegetal en cierta medida se ajustan a la definición de Terence McKenna, por el contrario la realidad validada parece estar delimitada por el espacio que conocemos. Ahora bien, lo que sucede cuando a nuestra visión de realidad validada le añadimos una prótesis, en el caso que nos concierne una prótesis videográfica (casco-video cámara) inevitablemente la percepción del sujeto con el entorno pasa a otro estadio; un estadio  donde convergen las dos realidades para formular una nueva relación con el espacio. Es evidente que cuando el usuario entra en el piso y pasea por él con su nuevo “ojo cámara” la experiencia que tiene  del viaje es totalmente una realidad videográfica aun habiendo recorrido físicamente el piso.

 

La realidad videográfica como realidad simulada: simular no es repetirse.

 

En una de las habitaciones  nos encontramos a un señor durmiendo o lo que es más importante haciendo ver que duerme sobre una cama, este acto hace referencia a un video de Warhol, ese en cual un hombre duerme sobre un sofá y el espectador lo observa mediante ocho horas de video, en ese video  podemos ver como Warhol: “explora la insignificancia del mundo con la imagen y añade algo de ilusión real o hipe real; contribuyedo a la insignificancia del mundo con la imagen misma.” Aquí el usuario se transforma en director; el decide si decirle que se despierte, o por otra parte por ejemplo, decide contemplar la durada del sueño del que duerme, el usuario es cámara, director, espectador y cómplice del simulacro.

Siguiendo el recorrido entramos al comedor y nos percatamos que sobre una mesita reposa una maqueta o simulación de ese mismo comedor, los elementos que la constituyen llevan incorporado por separado  un texto de Baudrillard: "con el efecto Ready Made el arte anexó la banalidad y toda nuestra vida cotidiana se volvió estética por lo tanto: ni arte ni vida cotidiana". Un ejemplo más que nos destella ante los ojos en el intento de vincular mas la instalación a el pensamiento elástico para plantear el límite de la percepción histórica/visual. Por que no olvidemos que pensar elásticamente es repetirse para diferenciar esa misma repetición, ya que lo que marca la diferencia son los procesos evolutivos que se dan al simular por ejemplo el video de Warhol. Esta simulación de repetición se hace evidente en la práctica que se realizó el día 9-9-03 en el c/ Nou donde diferentes personas iban recorriendo un mismo recorrido una y otra vez junto una bicicleta roja, el video documento se podía ver en otra de las habitaciones. Resaltar también que en el resto del piso no se instaló  nada premeditado, todo era totalmente cotidiano.

 


 

[1] “Podemos hacer una concesión a los conservadores de arte ofreciéndoles que quemen todas las épocas pasadas, puesto que ya están muertas, y habrán una farmacia.” Malevich. “ On the Museum”. 1919.

[2] Jean Baudrillard: “ya no hay miradas, rostros, distancias, cuerpos; solo hay órganos, flujos, moléculas. La relación con la obra, pero también, con los sucesos tiene que ver con el contagio. Nos absorbemos como sucede con los flujos y las redes. Ya no gozamos con el arte, sino con la idea del arte.”   http://ediforma.net/pensar/Baudrillard_simulacion.html   ,   http://ediforma.net/pensar/Baudrillard.html

 

[3] Mark Dery. “Velocidad de escape, la cibercultura en el final del siglo.” ED, Siruela, Madrid.  1998.

[4] Roy Ascott “…se esta produciendo un nuevo cambio de medio, donde el mundo seco y digital del ordenador converge con el mundo húmedo y biológico de los sistemas vivientes, en lo que podríamos llamar medio húmedo.”http://www.uoc.edu/artnodes/esp/art/ascott1101/ascott1101.html


 

inicio