Es Asgard estaba en el medio del Midgard

.:::Odín:::.

Es el mas antiguo de todos los Aesir, el espíritu del mundo que con su magnificencia lo invade todo y produce la vida. Gobierna el mundo aunque no sea su creador. Es el inventor de la guerra, de la poesía, de toda ciencia, las runas... El da la vida. Gobierna todo por muy poderosas que sean las otras divinidades, el es el máximo regente, aunque los otorga numerosos favores.

Roguemos a Odín
para que entre en nuestras almas;
da y otorga
el oro a quien merece tenerlo.
Dio a Hermond
un casco y un coselete,
y de él Sigmund
recibió una espada.

A sus hijos les da la victoria,
pero a otros la riqueza;
la elocuencia a los grandes
y el espíritu a los hombres;
da le viento favorable a los barcos
y visiones a las escaldas;
da el valor
a más de un guerrero.

 

Odín se preocupa continuamente de sus guerreros, los protege, los guía. Solo a los guerreros más nobles y valientes los vigila desde su nacimiento y controla su educación y favorece su destreza en le manejo de las armas. Los asiste en las peores circunstancias, los acompaña a la guerra, imprimiéndoles grandes poderes, las flechas silban a su alrededor pero no los hieren. Cuando los guerreros envejecen, para que no mueran de forma deshonrosa, los vigila en su cama para que mueran en combate. Venga los asesinatos, y protege las promesas, siempre disipa la ansiedad y la pena que pesan en los corazones de los hombres.

 

Nombres

Odín era llamado de muchas maneras entre ellas están:

Alfadir - Padre de todas las cosas, por que es el padre de todos los dioses.

Valfadir - Padre de la mortandad, porque es coge a sus hijos entre todos aquellos que mueren combatiendo con valentía. A estos les ha preparado como morada el Valhalla y Vingold, donde adquieren el nombre de Einheriar (héroes).

Entre los nombres de Odín recogidos en las Eddas y los recogidos por los poetas suman más de 200. Esto es causado porque cada nación se vio obligada a traducir su nombre a su lengua para poder adorarlo y agradarlo al máximo.

 

Apariencia

Odín tiene el aspecto de un anciano de luenga barba blanca, falto de un ojo, tocado con un sobrero de amplios bordes, su túnica de una amalgama de colores y siempre empuñando su lanza. Lleva siempre consigo, en su brazo a Draupner, el brazalete forjado por los enanos que tiene el poder de regenerarse. Sobre sus hombros están sus dos fieles cuervos, y dos lobos acostados a sus pies. Esta sentado sobre su trono, Hlidskialf desde donde domina el mundo, lo ve todo. Cabalga en ocasiones sobre Sleipner, el caballo de 8 patas, en el que surca el viento. En la Volsung Saga es descrito de la siguiente manera:

El Rey Volsung había preparado una gran recepción. Unos brillantes fuegos iluminaban la sala, en medio se erguía un poderoso y verdeciente árbol (nos recuerda a Yggdrasil). Volsung lo había colocado allí y era llamado el Árbol de Odín. Cuando estaban todos sentados, todos los comensales preparados para el banquete, un hombre cuya fisonomía les era desconocida, entró en la sala. Se acercó, descalzo, vestido con un manto abigarrado y con unos calzones de tela, su rostro era sombreado por las alas de su sombrero. Solo tenía un ojo, y las facciones de un hombre de avanzada edad. Llevaba en la mano un espada con la que embistió al árbol con tal fuerza que solo quedo fuera el mango. Entonces el extraño dijo con tono desafiante:

- Aquel que saque del árbol esta espada la recibirá como presente mío, y podrá comprobar que nunca hubo ni habrá una espada como esta.

El anciano salió de la sala. Todos trataron de retirar del tronco la espada en vano hasta que llegó Sigmund, hijo de Volsung, que la sacó sin apenas dar impresión de cansancio.

En la continuación de la saga, Sigmund se convirtió en rey. Las Nornas lo protegían de todo mal en batalla hasta que cierto día en una batalla, vio acercarse al anciano del gran sombrero que con su lanza partió en dos la espada. Entonces la fortuna abandonó al rey que pereció en esa misma batalla. Más adelante en la misma Saga, aparecera de nuevo ese misterioso anciano.

La figura de Odín es representada de esta manera en las Sagas y los textos nórdicos. Un anciano de luenga barba blanca, con un solo ojo, un manto amplio y su sombrero que esconde su rostro. Es la imagen de la sabiduría, de la inteligencia y del poder.

El sombrero de Odín representa la bóveda celeste, con su manto la atmósfera, los dos representan la protección.

Los dos cuervos de Odín, Hugin (reflexión) y Munin (memoria), siempre posados en sus hombros, murmuran en su oído todas las noticias que ven y oyen. Al amanecer parten al mundo en busca de información, de todo aquello que Odín desde su trono haya podido pasar por alto.

Hugin y Munin

vuelan cada día

por el vasto mundo.

Temo por Hugin

por que no vuelva más,

y estoy más inquieto aún por Munin.

 

Odín tiene también dos lobos, Gere y Freke (glotón y voraz), que se alimentan de la carne que sobra de su mesa.

Ger y Freke

se nutren de alimentos de guerra,

padre triunfante de los ejercitos,

pues es solamente con vino

que Odín famoso en armas

se alimenta eternamente.

Odín tiene un brazalete, Draupner. La historia de dicho brazalete se cuenta en la Edda Nueva. Es un símbolo de la fertilidad que fue colocado por su dueño en la pira funeraria de Balder, su hijo. Más tarde Balder se la devuelve a su padre como recuerdo de los tiempos en los que trabajaban juntos. Este brazalete simboliza también la fecundidad del espíritu.

Odín poseía también una lanza, Gugnir (violento temblor, sacudida), que sacudía con violencia a cualquiera que golpeara. Fue fabricada por los hijos de Ivald el enano y era costumbre entre los guerreros jurar sobre su filo. La lanza simboliza la fuerza y el poder de Odín, si este se la entregaba a un guerrero significaba su predilección y protección. Si se veía a Odín desde el punto de vista del dios de la poesía la lanza era la sátira y la ironía mordaz del lenguaje.

Otra posesión importante de Odín era su caballa, el más veloz de todos, Sleipnir. Es el caballo, que sobrepasa a todos los caballos, es el símbolo del viento que sopla de los cuatro costados.

 

Viajes

Odín es sumamente conocido por sus continuo viajes ya fuera al Jotunheim, al Midgard o a los campos de batalla. En todos sus viajes se muestra como espíritu que penetra en todo el universo. Baja a la tierra a someter a pruebas a distintos hombres o desciende hasta el mismísimo fondo del mar, en busca de Sabiduría.

Los viajes de Odín son el tema principal en los cantos de Vafthundner, de Grimner, de Vegtam, etc... En el primer canto Odín visita al gigante Vafthundner con el fin de poder a prueba su inteligencia. Comienzan a lanzarse preguntas y el gigante pierde. Este aprobando la apuesta ha de ser sacrificado, ya que ha reconocido a Odín que había tomado la apariencia de Grangaad. Al reconocer al Aesir, el gigante es invadido por el temor y el terror y por ello debe morir. En el Grimnersmal, Odín tomando como nombre el de Grimner, somete a la prueba a Geirrod. Este lo había martirizado con una fuerte tortura pero a continuación Odín se descubre y mata al torturador por su falta de hospitalidad.

Odín se dirige así a Geirrod:

Te he dicho muchas cosas,
pero te has acordado de poco:
tus amigos te han perdido,
la espada de mi amigo
la veo yacer
goteando toda de sangre.

Ygg vendrá ahora
la caída por la espada;
tu vida ya ha transcurrido:
contra tí los dioses están irritados,
avanza hacia mí, si puedes.

Odín es mi nombre,
en otro tiempo me llamaba Ygg*,
y en otrora Thund*,
Valker* y Skilfind*,
Vafud* y Hroptatyr*;
ante los dioses me llamaba Gant* y Jalk*,
Ofner* y Svafner*;
creo que todos estos nombres
me pertenecen solo a mí.

 

Mimer

En los textos del canto de Vegtan, Odín va a ver a Hel para que utilice sus dotes de adivinación y así conocer la suerte de su hijo Balder. Pide consejo a los manantiales, a la fuente Mimer, pero según cuenta la leyenda, Odín a cambio del conocimiento y la sabiduría adquiridos tuvo que dejar uno de sus ojos como pago. Desde entonces es conocido como el dios tuerto.
La fuente Mimer estaba situada bajo las raíces del gran árbol Iggdrasil, allí fue el Aesir a pedirle a Mimer si le concedía el privilegio de beber de su agua. Consiguió beber, consiguió la sabiduría, consiguió el conocimiento, pero tuvo que dejar como pago uno de sus ojos. Este pasaje trata sobre este mito:

Estaba sentada aparte sola,
cuando llegó este anciano
príncipe temido de los dioses
y miró su ojo.

Vala, la profetisa, preguntó a Odín:

¿Qué querías preguntarme?
¡Odín! Lo sé todo,
se donde has hundido tu ojo
en la pura fuente de Mimer.

Cada mañana Mimer bebe Hidromiel
de la prenda de Valför.
¿Ya lo comprendéis, o qué?

A continuación otro pasaje donde se aporta un poco de luz a la figura de Mimer y de Odín:

Estaba de pie sobre la roca
con su cortante espada,
entonces la cabeza de Mimer pronunció
su primera palabra sabia,
y expresó sentencias ciertas.

Las sentencias de Mimer se convirtieron en realidad ya que lo que le predijo a Odín
fue el Ragnarok, el fin del mundo:

Los hijos de Mimer bailan
pero el árbol central se incendia
al son de
Gjallarhorn;
Heimdall toca fuerte,
levanta su cuerno;
Odín habla
con la cabeza de Mimer.

El ojo de Odín es el sol que se sumerge cada anochecer en el océano en busca de los secretos del abismo más  profundo. Cuando en el momento del amanecer el sol ilumina
la fuente de Mimer, las aguas se vuelven Hidromiel dorada y entonces el guardián de la fuente bebe con su cuerno áureo el sabroso líquido. Mimer significa memoria, un aspecto muy importante en la tradición y cultura escandinavas, ya que el recuerdo de los antepasados esta siempre presente y estos son honrados.

 

Mujeres

Odín tuvo 3 mujeres que son Jord, Rind y Frigga. El señor de los cielos (Odín) se desposa con la tierra. Jord es la tierra original, inhabitada, salvaje, pura sin mácula causada por el hombre. Frigga es la tierra cultivada, habitada por los hombres. Y por último y no menos importante que las anteriores, está Rind que se corresponde a la tierra cubierta por los copos de la nieve recién caídos. Thor es fruto de la unión de Odín con Jord, Balder con Frigga y Vale con Rind.

Frigga

Frigga es la hija de Fjorgyn, la primera entre las diosas y señora de los asios y de los asinjias. Es la única a la que Odín permite utilizar el Hlidskialf, donde se sienta con él, acompañándolo en la observación y deleite del mundo. Todo esto motivado por la muerte de balder su hijo por el cual lloraron juntos con toda la naturaleza.

Frigga posee el poder de predecir y ver el futuro, aunque nunca cuenta nada de lo que ha visto. Entre sus posesiones destaca el disfraz de halcón que Loki tomó prestado cierto día, su magnífica morada llamada Fensal.

No se está seguro, pero la creencia dice que el nombre del día de la semana Friday (viernes en inglés) procede de está diosa.

Hay que tener especial cuidado para no confundir a Frigga con Freyya, un error muy habitual si no se trata la información con cuidado y detenimiento. Frigga es la diosa de los asios y Freyya es la diosas de los vanadis.

Al servicio de Frigga están un gran número de sirvientas. Estas son: Fulla, Gnaa, Syn, Lofn, Var, Stronay Hlyn.

A Fulla, la de los cabellos deorados que caen sobre sus hombros,  se le son confiadas las zapatillas de Frigga, al igual que el cuidado de su aseo personal y la salvaguarda de sus más preciados secretos.

Hlyn está al cuidado de los que Frigga quiere salvar del pelígro.

Gnaa es la mensajera de frigga que es enviada a los 9 mundos, en su caballo que tiene la capacidad de galopar por el cielo llamado Holvarpner.

Los Vanir vieron algo en los aires y dijeron:
¿Qué vuela allí?
¿Qué va allí?
¿Qué resbala arriba, en el aire?

Ella respondió:
No vuelo, sino que me avanzo
y me deslizo en los aires
sobre Hofvarpner
cuyo padre fue Hamskerper (aquel que endurece el cuero)
y la madre Gardrofa (que rompe las murallas).

Gnaa es la suave brisa que Figga envía para producir buen tiempo.

Sjon hace corresponderse a los amantes, enviando el amor a sus corazones y a sus pensamientos.

Syn que vigila la puerta de Fensal, el palacio de frigga.

Var escucha los juramentos de los hombres, principalmente los de carácter conyugal, castigando a los perjuros. Posee las virtudes de la sabiduría y la prudencia, nada puede esconderse a su capacidad penetradora.Es graciosa y amable para con los que la invocan, que Odín le concedió el privilegio de poder eliminar cualquier obstáculo que se interponga entre los amantes, entre su unión. Su nombre significa amor, el amor de los hombres.

 

Jord

Fue llamada en ocasiones Fjorgym y Hlodyn, aunque raramente es nombrada así en las Eddas. Se encuentran alusiones a esta diosa como Carne de Ymir, Hija de Annar, Hermana de Dag, madre de Thor.

 

Rind

Era la tercera de las representaciones de la tierra que se relacionaba con Odín. Así como expresa este canto:

Rind llevará un hijo
en los palacios de invierno,
matará al hijo de Odín
cuando tenga la edad de una noche.
No se lavará una de sus manos
ni peinará sus cabellos
antes de llevar a la pira
al adversario de Balder.

 

A continuación un fragmento del Hávamál que narra los intentos de Odín por conquistar a esta doncella.

Solo el alma conoce
lo que yace cerca del corazón;
solamente ella tiene consciencia de nuestros afectos.
Ninguna enfermedad es peor
para un hombre sensible
que no estar contento de sí mismo.

Es lo que experimentaba
cuando estaba sentado entre las cañas,
a la espera de mi felicidad.
Esta discreta doncella
era mía en cuerpo y alma:
no obstante no la poseo.

He encontrado en su lecho
durmiendo, brillante como el sol,
a la hija de Billing*.
La alegría de un príncipe
me parecía no ser nada
si no podía vivir con esta belleza.

Más cerca todavía, dijo
debes acercarte, Odín,
si quieres hablar con la joven;
todo será desastroso
si solos completamente
no realizamos en secreto esta fechoría.

Me volvía
pensando amar
segú su sabio deseo;
pensaba que obtendría
todo su corazón y todo su amor.

 


Cuando enseguida volví,
los valientes guerreros estaban
todos despiertos;
ardían las luces
y llevaban antorchas:
así me estaba cerrado el camino de la felicidad.

 

Pero al acercarse la mañana,
cuando de nuevo volví
toda la casa se había dormido;
solamente encontré
al perro de la doncella
atado a la cama.

Más de una bella doncella
es inconstante con el hombre
cuando se la conoce bien:
es lo que sentía
cuando me esforzaba por conquistar
a esta virgen discreta:
esta astuta doncella
me colmó
con toda clase de ultrajes;
y nada conquisté de esta doncella.

Odín ama a una joven cuyo nombre es Rind, que se muestra reacia e inflexible. Odín quería vengar la muerte de su hijo Balder, entonces Rosthiof le dijo que con Rind tendría un hijo que llevaría a cabo dicha venganza.

Odín tomó uno de sus abundantes disfraces y conquisto a la joven con las hazañas bélicas alcanzadas fingiendo ser un comandante del ejército de su padre. Reveló entonces su amor al rey, padre de Rind, pero este lo golpeó.

Más adelante llegó a la corte figiendo ser un herrero llamado Rosterus. Le ofreció a la joven diversas joyas pero por segunda vez fue golpeado.

Finalmente llegó de nuevo, esta vez como mujer, como Vecha conocedora de los poderes de curación. Entró como sirvienta de Rind. Rind cayó enferma y él la sano. ´Así finalmente la conquistó.

Rind es la tierra, la que tras la muerte de Balder cae bajo el poder del invierno. Resiste largo tiempo el amor de Odín, que le ofrece los adornos del verano. Esta lo rechaza repetidas veces aunque al final se rinde y da a luz a Vale, el robusto guerrero.

En el sortilegio de Groa, se recoge el primer canto de Rind a Vale:

Te cantaré primero
Un canto considerado muy útil,
Y que Rind canta a Ran
(diosa del mar);
Sacude de los hombros
Lo que te parezca penoso:
Gobiérnate a ti misma (
sé independiente)

La relación de Odín con Rind ( y con Frigga) es la relación entre el cielo y la tierra, en este caso la tierra fría, helada e infecunda. Odín alcanza con todos sus cantos la Rind invernal.


Hlidskjálf

Hlidskialf era el trono de Odín, desde el cual este vigilaba los nueve mundos. Se encontraba en una magnifica morada de techos de plata pura llamada Valaskialf. Desde el mira y oye todo lo que en el mundo sucede.

Solo una persona podía sentarse en Hlidskialf, la esposa de Odín, Frigga, Su preciado trono que se encontraba sobre la bóveda celeste, desde el cual Odín miraba al mundo como un padre que cuida a sus hijos.

 

Runas

La palabra runa significaba primitivamente secreto, y se emparejaba con el misterio. Estos símbolos constituyeron un alfabeto durante siglos antes de la asimilación del alfabeto latino. El conjunto de las runas era llamado Futhark, por la pronunciación de sus primeros símbolos (como es el caso del abecedario griego).

Según la Vieja Edda, Odín es el inventor 
de las runas:

Sé que he estado colgado
de un árbol sobre una roca expuesta al viento*
nueve noches enteras
con una lanza herida,
y que me he ofrecido a Odín.
Yo mismo a mí mismo;
sobre este árbol
cuya raíz nadie sabe
de donde proviene.

Nadie me dio pan
ni un cuerno para beber,
miraba hacia abajo,
me esforzaba en las runas,
las aprendí gimiendo,
y luego caí a tierra.

Nueve cantos eficaces
aprendí del famoso hijo
de Bothorn, padre de Bestla,
y he obtenido un sorbo
del preciado hidromiel
extraído de Odraerer.

Entonces he empezado a llevar frutos
y a conocer muchas cosas,
a crecer y a prosperar mucho:
palabra por palabra
he buscado la palabras,
hecho por hecho
he buscado los hechos.

Encontré las runas
y los caracteres explicados,
unos caracteres muy grandes,
que el orador ha descrito,
y los altos poderes formado,
y el príncipe del poder grabado.

Odín entre los ases,
pero entre los alfios, Daain;
Odín como inventor de las runas
y Dvalin para los enanos:
Aasvid para los grabó las runas,
yo mismo las he grabado.

¿Sabes como hay que grabarlas?
¿Sabes como hay que explicarlas?
¿Sabes como hay que describirlas?
¿Sabes como hay que probarlas?
¿Sabes como hay que rezar?
¿Sabes como hay que ofrecer?
¿Sabes como hay que enviar?
¿Sabes como hay que destruír?

Más vale no suplicar
que ofrecer demasiado;
más vale no enviar
que destruír demasiado.
Así grabó Thund las runas
antes del origen del hombre,
subió donde
luego vino.

Las runas fueron escritas sobre muchas cosas, una enumeración casi infinita. Son una expresión de la sabiduría y poder de Odín, en su máximo esplendor y magnificencia. Se identifican en ocasiones con los fenómenos de la naturaleza que poseen un cierto carácter misterioso. Odín es el espíritu que controla los fenómenos naturales como controla también las runas que son su expresión. El viento, el mar, el fuego... son controlados por él. Todo esta dominado por las runas por eso estas fueron escritas sobre todas las cosas.

Valhalla

Según el canto de Grimmer, en la Vieja Edda:

Gladsheim es el nombre de la quinta morada:
allí se halla el espacioso Valhalla
que brilla como el oro;
allí Hropt* escoge
cada día a los hombres
que mueren por las armas.

Los que van a Odín
reconocen fácilmente
la morada por su aspecto,
su techo está hecho con lanzas,
la sala está cubierta de escudos,
sus bancos revestidos con corseletes.

Los que van a Odín
reconocen fácilmente
la morada por su aspecto,
un lobo vigila
la puerta occidantal;
encima de esta planea un águila.

Odín es el dios de la guerra. Aquel por su moría dignamente en batalla era llevado al Valhalla, uno de los tres palacios de Odín. En este palacio se realizaba diariamente una contienda con la que Odín disfrutaba viendo luchar a sus heroes. Todo el que caía se levantaba inmediatamente, era una vida gloriosa.

La palabra Valhalla significa Morada de los de los Guerreros Muertos. Por este palacio Odín era llamado Valfoerdr, El Padre de los Guerreros Muertos. Este enviaba a las llamadas Valkirias en busca de los guerreros valerosos y muertos en combate para que fueran llevados a su presencia y vivir en este glorioso lugar por siempre.

Los llamados a residir por siempre en el Valhalla era llamados Einheriar ( hein y herja que juntos significaban excelente guerrero). Odín era llamado también por esta circunstancia Herjafoedr Padre de los Héroes.

El Valhalla, grandioso palacio de oro, está situado en el Gladsheim. Su techo es de escudos y sostenido por lanzas, y sus bancos adornados con relucientes cotas de malla. Las espadas se usan para encender el fuego.

Su extensión es incomparable:

En el Valhalla hay, me parece,
quinientas puertas
y cuarenta más;
ochocientos héroes por cada puerta
saldrán
a combatir el lobo
.

En la parte exterior se encuentra el bosque de Glaser, las hojas de sus árboles son doradas por eso el oro es designado en múltiples ocasiones como Glaser.

Son un gran número los guerreros que habitan en este palacio de Odín, todos son alimentados de carne del cerdo Saechimner, siempre es suficiente. El puerco es cocido todas las mañanas por Andhrimner y por la noche se vuelve a regenerar de nuevo.

 

Andhrimner cuece
en eldhrimner
la mejor de las carnes;
lo que comen los Einheriar.

Todos estos guerreros, que en la mayoría de los casos han recibido muertes muy dolorosas y sufrido penas enormes no han de saciar su sed con un simple trago de agua, eso nunca. La bebida de los Einheriar procede de la cabra Heidrum que se haya en el valhalla y se alimenta del río Lerad. De las mamas de dicho animal sale Hidromiel que llena todos los días un gran recipiente con el que sacia a todos los guerreros.

La vida en este palacio es bastante simple desde cierto punto de vista. Por la mañana salían temprano al patio donde luchaban hasta destrozarse unos a otros en una cruenta batalla de todos contra todos. Así Odín disfruta del espectáculo, se regocija en ver a sus guerreros en una encarnizada lucha. Cuando se acerca la hora de la comida sus heridas desaparecen y montan en sus caballos para marchar hacia los comedores.

Todos los Einheriar
en la llanura de Odín
se destrozan diariamente los unos a los otros,
mientras que son escogidos los muertos.
Se alejan a caballo del campo de batalla
y se sientan apaciblemente los unos cerca de los otros.

 

Valquirias

Odín envía a las Valkirias, sus hijas en busca de los héroes caídos en combate, en medio de la cruenta batalla. Ellas son las encargadas de servir en el Valhalla la comida y la bebida, cuidan que los cuernos rebosen en todo momento.

Una de las Nornas, Skuld, acompaña a las Valkirias al campo de batalla para ayudar a escoger a los muertos y decidir sobre la balanza en la victoria de la batalla. El héroe acoge con gran alegría y satisfacción la muerte en batalla ya que sabe que irá al Valhalla. Este es uno de los principios básicos y más importantes de la religión nórdica, por eso los pueblos que la profesaban sentían el deber de ser valientes por naturaleza. Un hombre debe ser valiente y comportarse como tal. Para un nórdico morir sin luchar era un deshonor así que acudían a batalla cuando veían la muerte próxima para ir con sus señor Odín.

El vikingo comabía con gran energía y valentía, desafiaban, erguidos a cualquier ser humano o no que fuera su enemigo. No temían a la muerte porque sabían cual era su destino como valientes guerreros. La muerte de un guerrero norso está recogida en un texto de la siguiente manera:

Sobre la proa, cabeza alta,
se erguía el jefe, cual Thor irritado;
los copos de nieve que el viento enviaba a sus cabellos
los teñían del oro blanco.
En medio del estrépito de los mástiles
los nórdicos corrían hacia la muerte riendo
para entrar en el Valhalla por la abierta puerta grande.

Otro canto dice:

¡Cesa genio mío! Oigo una voz
que viene de los reinos donde se regocijan las almas marciales:
oigo a las hijas de la carnicería
que me llaman al palacio de Odín:
Sentado en su morada bendita,
Pronto beberé la bebida de los dioses.
Las horas de la vida han trnascurrido,
caigo, pero moriré sonriendo.

En el Hákonarmál hallamos a dos valkirias en el fragor de la batalla:

El dios Tyr envió
a Gondul y a Skogul
para escoger un rey
de la raza de Ingve,
para que morara con Odín
en el basto Valhalla.

(después de la batalla)

¡Entonces! Gondul
indicando horizontalmente con su lanza
dijo a su hermana:
pronto aumentará
la falange de los dioses;
a la fiesta de Odín
Hakon está invitado.

El rey vio a
Las bellas vírgenes
sentadas sobre sus caballos
con sus brillantes armaduras,
sus escudos delante de ellas,
solemnemente pensativas.

El rey oyó
las palabras de sus labios
las vio hacer la señal
con sus pálidas manos,
y les habló así:
poderosas diosas
¿Acaso no merecíamos
que nos hubiérais escogido
una suerte mejor?

Skogul respondió:
tus enemigos han caído,
tu país es libre,
tu renombre es puro;
ahora debemos cabalgar
hacia mundos más verdeantes
para decir a Odín
que viene Hakon.