Critica: Warhammer: Juego de Rol

WARHAMMER FANTASIA JUEGO DE ROL 1ª y 2ª Edición

Games Workshop - Green Ronin Publishing

Valoración 1ª Edición
Estilo: 3
Sustancia: 4
Valoración 2º Edición
Estilo: 4
Sustancia: 3

Hace ya algunos años, mientras me leia la vieja revista de rol "Lider". Supe por primera vez de un juego de miniaturas ambientado en universos de fantasia al estilo Tolkien. Y que acababa de salir su segunda edición.

Pregunté en tiendas, pregunte a conocidos e intenté averiguar todo lo que podia acerca de ese juego. Poco supe en ese momento (En el futuro quedaban las tiendas Games Workshop), pero si supe que se necesitaba un desembolso importante. Teniendo en cuenta que en aquella epoca ya me costaba comprarme mis numeros de "La patrulla X", lo deje estar hasta poder jugar una partida.

Unos años mas tarde pude jugar una partida, y la verdad es que me decepción. La estetica no me gustaba, se movia cogiendo todos los topicos y exagerandolos vilmente. Y no podia entender como algunas figuras podian atacar con esas sobreexageradas Hachas/espadas/...

Unos años despues, sabiendo que iba a contracorriente. Me compré el Juego de Rol de Warhammer, sabiendo de oidas que se trataba de un manual unico que no habia sido revisado en 15 años. Asi que, puestos a comprar, era mejor un manual de rol leible que un manual de miniaturas que no me iba a comprar.

Despues de llevarme alguna sorpresa, como que las estadisticas de los personajes fueran las del juego de figuras. La verdad es que el resto de las sorpresas fueron positivas. El juego se basaba en un sistema de progresión que luego ha sido emulado hasta la saciedad por videojuegos y otros juegos de rol como el d20. En este juego no avanzabas en una sola profesión, sino que tarde o temprano tenias que cambiartela acumulando experiencias. ¡Y que profesiones! Podias empezar como Mulero y luego continuar tus andanzas como Contrabandista y luego por las circunstancias pasarte a perista. El hecho es que las fichas recien creadas eran bastante pobres en habilidades pero eso le daba bastante mas emoción a la hora de progresar.

El sistema era todo lo que prometia y mas. Habia reglas de todo tipo, enfermedades, venenos, magia, bestiario, cronologia, transfondo. Puede que las reglas no gustasen, pero hay estaban. Y siendo mucho mas barato que la mayor parte de los sistemas generalistas (AD&D y Rolemaster en aquella epoca)

Y luego estaba la sorpresa del tono. Donde en el juego de miniaturas se daba la situación de que todo era, mas burro, mas poderoso y mas destructivo. En el juego de rol todo era mas mundano, con las amenazas de los ejercitos enemigos lejos en el horizonte, y con partidas mas urbanas. Ademas, en pocos juegos se puede jugar con el Sacro Imperio como con el Imperio del mundo de Warhammer (Bueno, En mago la Cruzada se puede, pero el tono ya se diluye por lo megapoderoso de os PJ).

El Juego de rol era sencillo, y me dieron muchas ganas de arbitrarlo. Pero la mueca de desprecio de algunas personas de mi grupo hicieron que aparcara el juego en el limbo de mi ludoteca.

Hasta que salió la segunda edición. En ese momento me percaté de que empezaba a escasear cierto material de primera edición bastante recomendable, como "El Enemigo Interior" una de las campañas mas reconocidas del mundo. Asi que aproveché la oportunidad y compré toda la campaña.

No contento con esto, compré la segunda edición para ver si habia elementos mas atractivos para mis jugadores.

Las reglas no han dado grandes cambios, pero hay cosas bastante discernibles a simple vista.