PEDRAZA

 

 

 

 

Pedraza

 

 

 

 

 

 

 

Pedraza

 

 

Llegamos a Pedraza, población segoviana: "Queda a un lado la desvencijada ermita de la Virgen del Carrascal, patrona de la villa, y al fondo de la empinada cuesta se alza el impresionante dibujo medieval del caserío tras los restos de la muralla, con la silueta del castillo al fondo y al pie de las abruptas hoces de dos arroyos afluentes del Cega.

 

Es una sorpresa inicial que se acentúa al penetrar por la única puerta de acceso, recorrer la sugerente Calle Real, con sus nobles casonas, y, sobre todo, al alcanzar la deliciosa extravagancia de la Plaza Mayor, un espacio que no se capta de una sola mirada porque está lleno de rincones anárquicos salvados del desaire estético por una inexplicable y envolvente armonía.

 

Hace algunas décadas Pedraza, al borde de la absoluta decadencia, atrajo el interés de un grupo de personas sensibles. El "descubrimiento" sirvió para  reparar casonas, revitalizar comercios y, en general, darle al pueblo un aire de modernidad sin que perdiese su magnífica vetustez.

 

Después vino la moda del turismo gastronómico, potenciada por el reclamo de los hornos de asar que se han ido multiplicando. Ahora hay días, en especial los fines de semana, en que la villa se convierte en un hervidero de coches, turistas y gentes de más o menos buen comer que sobrepasan en mucho el número de residentes habituales. En cualquier caso, con multitudes o, si es posible, sin ellas, la visita es de las que dejan un rescoldo en la memoria."

 

Alfredo J. Ramos, Nueva Guía de Castilla y León.

 

 

 

 

 

Presentación

Las calles

La Plaza Mayor

La Iglesia

El Castillo

 

 

 

10 de agosto de 2006