LA ERA DEL TÍO CESÁREO
 

LA ERA DEL TÍO CESÁREO

   
 
Este lugar siempre ha sido visitado por mucha gente 
y para algunas personas es un sitio peculiar difícil de olvidar. 
Es como un huerto trabajado con materiales 
inservibles, es decir, la mayor parte de los 
elementos que componen este vergel son los 
restos de diferentes utensilios que se 
necesitan en las casas y luego después de 
usarlos se tiran, por ejemplo: 
muchas de las botellas que en un bar se 
utilizan y luego al vaciarsen ya no 
sirven para nada, allí se usan para hacer 
mosaicos en el suelo, o con los restos de 
un coche viejo que iría a un vertedero se 
utilizan para construir un invernadero, 
también con una lavadora vieja sin utilidad 
se pueden hacer una fuente y una mesa, 
con un alambre de alpacas trenzado se puede 
hacer un mapa de España o diversas 
esculturas, etc... 

 

 

Os preguntareis quién fue la persona que cuidó y construyó este huerto, fue un hombre mayor
llamado Cesáreo, o para los del pueblo tío Cesáreo. 

Decimos hombre mayor porque éste parque o jardín lo construyó desde que se jubiló, 
ya que antes de su jubilación llegó a ser cartero, herrero y otras cosas más.

Pero...¿Por qué construyó este lugar?, pues muy sencillo, según él, fue por pasar el rato 
y por proteger a sus animales, puesto que tenía unas gallinas y como vivía junto a la 
carretera los coches las atropellaban. 

Entonces se le ocurrió hacer plantaciones raras en la montaña junto a un terreno que 
era de su propiedad. 

Y, así fue, ahora en la ladera de una colina rocosa consiguió plantar pinos, 
cipreses y otras especies de vegetales que serían imposibles de mantener en esta zona.
 
También existen dos o tres invernaderos, pequeños huertecillos para 
sembrar hortalizas, un centro metereológico que funcionaba a la perfección y, por 
supuesto, un lugar en el que tenía sus gallinas. 

En conclusión, ¡¡todo un ejemplo de la cultura del reciclaje!!